“Queremos que este festival recorra toda Andalucía para mostrar a todo el mundo que el teatro está más vivo que nunca a pesar de que no lo parezca”, indica Jesús García, director del FAT

En su primera edición, el Festival Andaluz de Teatro “tendrá en cuenta el papel de la mujer a lo largo de la historia con la representación de obras como ‘Lady Macbeth’, ‘Molly Bloom’ o ‘La Measalves, otra amante del rey’”, asegura su director

Hasta el próximo 6 de octubre se representaran obras casi a diario en el patio del Colegio de Prácticas Nº1, ubicado junto a la plaza de la Constitución de Málaga

11/09/19. 
Sociedad. Málaga acoge desde el pasado viernes día 6 la primera edición del Festival Andaluz de Teatro (FAT), que pretende recorrer toda la comunidad autónoma ofreciendo un espacio para que pequeñas compañías de teatro y artes escénicas puedan representar grandes clásicos de todos los tiempos y obras inéditas. En total, la programación del festival cuenta con 21 obras diferentes que se representarán...

...durante 30 días (hasta el 6 de octubre) en el Colegio de Prácticas Nº1, en pleno centro de Málaga, junto a la plaza de la Constitución. Según el director del festival, Jesús García, “las representaciones ahondan en temas sociales, románticos y reivindicativos entre los que destacan clásicos como ‘Bernarda Alba Teatro Musical’, ‘Yerma, una historia kabuki andaluza’ o algunos de los monólogos más aclamados en todas partes del mundo y en los que la mujer es la protagonista indudable, como el de la actriz Henar Frías ‘Molly Bloom’. Además, también habrá tiempo para las risas con varias comedias como la obra un ‘Un espíritu burlón’, ‘Me río por no llorá’ o ‘La Mandrágora’ de Nicolás de Maquiavelo”, asegura el responsable del evento. Informa EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

García, director del festival, expresa a EL OBSERVADOR su ilusión “porque este proyecto se haya materializado después de meses de trabajo”. Y asegura que este festival “va a revolucionar el panorama con una nueva fórmula que va a permitir que las compañías de teatro y artes escénicas que están en una situación precaria puedan moverse por toda Andalucía, a la vez que el público tiene la oportunidad de disfrutar del teatro a un precio muy económico”.


“La ayuda de las instituciones sigue siendo fundamental para que el teatro sobreviva”, comenta García, que asegura que “en estos tiempos en los que las personas, sobre todo la gente joven, no suele acudir a los teatros es imprescindible fomentar y cultivar la pasión por este arte desde pequeños, ya que el teatro está más vivo que nunca”.


A pesar de que dice contar con apoyos institucionales para realizar el festival en espacios públicos, García lamenta que nadie financie este proyecto. “Es difícil conseguir apoyos monetarios porque hay municipios que apenas tienen fondos para eventos culturales. Este es un proyecto que lleva mucho tiempo cocinándose y para el que hemos invertido mucho, espero que en el uturo vean que tiene potencial y nos ayuden más”, explica.

Durante el tiempo que el FAT esté instalado en Málaga llevará a cabo actividades paralelas, ya que se desarrollarán talleres y conferencias en el mismo Colegio de Prácticas Nº1 donde se representarán todas las obras, con el objetivo de que el público y los profesionales que pasarán por las tablas del colegio puedan compartir sus dudas y experiencias sobre los trabajos escénicos y los procesos creativos.

El FAT tiene una vocación para llegar al espectador, y para ello, a dispuesto descuentos especiales para el colectivo teatral, cualquier tipo de asociación o agrupación, y para los niños menores de 12 años que podrán entrar gratis, acompañados, en las funciones infantiles de ‘Tusitala, arte del buen decir’, cuentacuentos en lenguaje de signos y oral. Todas las fechas y la compra de entrada pueden consultarse en la web oficial del FAT (AQUÍ).

Puede ver aquí artículos relacionados con esta información:
- 19/02/19 Diario ‘Sur’ inicia una campaña en defensa del Teatro del Soho CaixaBank, proyecto de Banderas. Habla con hosteleros y comerciantes pero no con los vecinos, hartos del ruido y de ser expulsados del barrio por la subida de los precios