El Castillo y Muralla de Santa Catalina, en la zona de Miramar, está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), lo que “imposibilita ampliar el complejo”. El hotel cuenta con ocho habitaciones y el conjunto, incluyendo los jardines, tiene 3.500 metros cuadrados de superficie

Un experto indica que “al ser un BIC, lo que impide modificar su interior, una posibilidad es que se construya en los jardines, porque si no es difícil hacerlo rentable solo como hotel al tener tan pocas habitaciones”

Algunas fuentes señalan que la venta del castillo puede haberse cerrado en ocho millones de euros. Otras en cambio califican de “irrisoria” esta cuantía al tratarse de un lugar privilegiado. Un caso que recuerda a lo ocurrido con Villa Fernanda, en el Limonar, cuya construcción de viviendas residenciales en sus jardines fue paralizada por el Supremo al estar el inmueble incluido en el Catálogo de Protección del Planeamiento Municipal de Málaga

14/06/19. Opinión. La familia Gasset Loring (descendiente del conde de Mieres, Manuel Loring) vende el Hotel Castillo de Santa Catalina, situado en el Cerro de Miramar, al grupo malagueño Soho Boutique Hoteles para abrir un nuevo alojamiento de lujo. Una venta que ha causado preocupación entre los conservacionistas en relación a que se pueda derribar (se tiene muy próximo el derribo de...

...Villa Maya o La Mundial dentro de la política de desprotección que lleva a cabo el alcalde De la Torre), se modifique el interior del inmueble o se construya en sus jardines. El Castillo y Muralla de Santa Catalina está catalogado (AQUÍ) desde 1985 como Bien de Interés Cultural (BIC), lo que “imposibilita ampliar el complejo” según explicaba Sur en 2007 (AQUÍ), meses después de que abriera sus puertas –en 2006- como hotel de cuatro estrellas y lugar de celebraciones gestionado por el Catering Lepanto. El hotel, situado en la calle Ramos Carrión, 38, cuenta con ocho habitaciones y el conjunto, incluyendo los salones y jardines, tiene 3.500 metros cuadrados de superficie. Desde el establecimiento confirman que a partir de 2020 no podrá celebrarse ningún banquete o evento debido a que los propietarios han vendido el edificio para hacer un hotel de lujo. Un experto indica que “al ser un BIC, lo que impide la modificación de su interior, una posibilidad es que se construya en los jardines porque si no es difícil hacerlo rentable solo como hotel, al tener tan pocas habitaciones”. Algunas fuentes señalan que la venta del castillo puede haberse cerrado en ocho millones de euros. Otras en cambio califican de “irrisoria” esta cuantía al tratarse de un lugar privilegiado: “Solo hay que ver que algunos pisos en la zona de La Térmica costarán 3,5 millones de euros (AQUÍ)”. Es una información de EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com.

TEMOR alto de los conservacionistas del patrimonio de que se construya en los jardines del castillo, un BIC. Y echan la vista atrás recordando el caso de Villa Fernanda, en el Limonar, cuya construcción de viviendas residenciales en sus jardines fue paralizada por el Tribunal Supremo al estar el inmueble incluido en el Catálogo de Protección del Planeamiento Municipal de Málaga.


MÁLAGA Hoy explica (AQUÍ) lo sucedido con Villa Fernanda: “La última decisión judicial que cerró definitivamente el camino a la construcción de viviendas fue formulada por el Supremo a principios de 2016. Con ese fallo, que avalaba otro anterior del TSJA (Tribunal Superior de Justicia de Andalucía), anulaba el estudio de detalle acordado por el Consistorio malagueño por silencio administrativo y que daba luz verde a la propietaria, Piquio S.A, a desarrollar un techo residencial cercano a los 6.000 metros cuadrados. Una de las razones esgrimidas por el Alto Tribunal fue el ‘importante impacto visual’ que la ejecución de los dos bloques de viviendas iba a generar dentro del conjunto, afectando además a la masa vegetal del jardín catalogado. El jardín de esta villa está protegido en el actual Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Málaga (2011)”.


EL Castillo de Santa Catalina se levantó sobre una antigua fortaleza cuya construcción ordenó el rey Felipe IV en 1624 para defender a la ciudad. El edificio actual fue mandado construir por Manuel Loring, conde de Mieres, “quien, en 1929, aprovechando los restos del castillo y las murallas de la antigua fortaleza, habilitó dicha construcción para utilizarla como vivienda familiar, añadiendo un par de edificios más. El resultado fue un maravilloso palacio desde el que se divisa toda la bahía de Málaga, diseñado por los arquitectos franceses Levard y Lahalle”, recoge el blog Málaga en el corazón (AQUÍ). Los hermanos Gasset Loring decidieron restaurarlo en 2003 y en 2006 abrió sus puertas como hotel de cuatro estrellas y lugar de celebraciones.


Grupo Soho Boutique Hoteles

ESTA revista se ha puesto en contacto con el Grupo Soho Boutique Hoteles (AQUÍ), fundado por Gonzalo Armenteros y Antonio Gordillo, para conocer los detalles de la compra del Hotel Castillo de Santa Catalina así como cuáles son sus planes para este enclave, sin haber recibido respuesta por el momento.


EL grupo empresarial Soho Boutique Hoteles también regentará un hotel en el edificio de La Equitativa de cuatro estrellas y 70 habitaciones. Además la cadena hotelera ha invertido 3,5 millones de euros en la creación de otro establecimiento de cuatro estrellas y 50 habitaciones en en la Alameda de Colón (AQUÍ). En abril de 2018 diario Sur se hacía eco de que el grupo tiene previsto invertir cinco millones de euros en el Café de Chinitas para convertirlo en apartamentos turísticos (AQUÍ). “Este edificio de estilo decimonónico, ubicado en el corazón de Málaga, ha sido adquirido por la cadena malagueña Soho Boutique Hotels y por un inversor ecuatoriano para recuperar el Café de Chinitas y aumentar la oferta de alojamientos de la capital de la Costa del Sol con la construcción de una docena de apartamentos turísticos”, recoge la cabecera malagueña.


APARTE de estos proyectos en los que se encuentra inmerso el grupo, en la ciudad malagueña dispone de varios hoteles: el Hotel Soho Las Vegas, de tres estrellas, situado en la zona de La Malagueta. El Hotel Soho Boutique Málaga, de tres estrellas, ubicado en el barrio del Soho. El Hotel Soho Los Naranjos, otro tres estrellas en La Malagueta; y el Hotel Soho Bahía Málaga, de cuatro estrellas situado también en el Soho. Así mismo dispone de apartamentos en el Centro histórico (AQUÍ) de la ciudad. Además de en Málaga capital, esta cadena tiene establecimientos hoteleros en Córdoba, Cádiz, Ronda, Madrid, Cáceres y Salamanca.

PUEDE ver aquí anteriores artículos relacionados con esta información:
- 13/06/19 Árboles martirizados por los negocios hosteleros en el centro de Málaga. Los toldos y sombrillas de las terrazas de los bares acosan a los ejemplares, algunos de ellos con ramas cortadas o secos, según denuncian los vecinos
- 11/06/19 La plaza de la Biznaga. Otra horrorosa plaza de Málaga que no gusta a nadie excepto a los técnicos de Urbanismo que la diseñan a mayor gloria suya. La llenan de inútiles y desfasados tendederos de hierro en los que prohíben colgar ropa, claro
- 07/06/19 Sorprendente. El Ayto de Málaga cambia de opinión y quiere que aceras y calzada queden en un solo nivel en calle Carretería, en contra de lo que piden la mayoría de AA.VV que quieren dos. Pero las cofradías y los hosteleros quieren uno solo
- 06/06/19 La AA.VV Centro Antiguo consigue que una plaza del Centro de Málaga cumpla la ordenanza de mesas y sillas tras insistir e insistir y denunciar en el Ayuntamiento que no se respetaba la ley. Algo que es obligación del propio Consistorio
- 30/01/19 Árboles ‘encarcelados’ por las terrazas de los bares en la céntrica y malagueña calle Cárcer. La AA.VV Centro Antiguo lleva desde 2017 denunciando el ‘ataque’ sobre estos ejemplares que ejerce la ‘Taberna El Repique’
- 16/01/19 El suelo de todos sigue privatizándose ante la pasividad del Ayuntamiento. Nueva moda para ocupar ilegalmente la vía pública: Los bares instalan en Málaga las terrazas ‘túnel’ que privatizan las aceras durante 24 horas al día. Los toldos y paneles de las terrazas se extienden desde las fachadas de los establecimientos hosteleros hasta la calzada para coches